lunes, 25 de mayo de 2009

Cronologías del Chatelperroniense y Auriñaciense arcaico

Las cronologías del Chatelperoniense y del Auriñaciense arcaico quedan expuestas en los siguientes cuadros (Mellars, 1999). En el primero se comparan dos zonas europeas con Auriñaciense (España y Francia). Comprobándose que las fechas francesas son más recientes.


1 – La Rochette.
2 – La Ferrassie.
3 – Combe-Saunière.
4 – Abri Castanet.
5 – Roc-de-Combe.
6 – Abri Pataud.
7 – Le Flagéolet.
8 – El Castillo.
9 – L´Arbreda.
10 – Reclau Viver.
11 – Abric Romaní.


El segundo cuadro relaciona las fechas del Chatelperroniense con las atribuidas al Auriñaciense de la Península Ibérica.



1 – Arcy-sur-Cure.
2 – Les Cottés.
3 – Camiac.
4 – Combe-Saunière.
5 - Roc-de-Combe
6 – Cueva Morín.
7 – Labeko Koba.
8 – Saint-Césaire.
9 – Le Moustier.
10 – El Castillo.
11- L´Arbreda.
12 –Reclau Viver.
13 – Abric Romaní.



Si se admite que las cronologías antiguas del Auriñaciense en España no son de esta cultura, siendo en realidad del Musteriense, Chatelperroniense, o mezcla de estratos que falsea la atribución cultural (D´Errico et al, 1998), está claro que el inicio del Paleolítico Superior debe atribuirse a los neandertales. Así, no es raro considerar la cronología del Chatelperroniense sobre el 40-36000 BP (sin calibrar), siendo claramente anterior en Francia a la llegada del Auriñaciense. Su antigüedad estaría ligada al Musteriense (MTA B) sobre el que se superpone sobre todo en Francia, y del cual posiblemente procedería. Hay ciertos útiles premonitores en él como piezas de dorso de forma variable, algunos raspadores y muchos denticulados. En el Musteriense reciente (40000 BP) ya se conocen piezas de dorso, pero en láminas irregulares (tallado laminar inadecuado) (Pelegrin y Soressi, 2007). 

Pero tal teoría ofrece una serie de incongruencias importantes. Es muy difícil comprender la equivalencia cognitiva de las dos poblaciones (HN y HAM). En la extinción de los neandertales se esgrimen conceptos teóricamente posibles, como el caso de epidemias traídas por los HAM, pero no hay epidemia que dure miles de años sin contagio, a no ser que las dos poblaciones estén separadas geográficamente y su contacto sea muy restringido, lo que no se compagina con las relaciones culturales e incluso genéticas de las dos poblaciones. Cualquier teoría debe, aunque sea de forma general, aportar soluciones que cuadren con todas estas condiciones.   

Por otro lado, el descalificar las dataciones de los yacimientos atribuidos al Auriñaciense arcaico paralelas a las correspondientes al inicio del Chatelperroniense, sólo traslada el problema a otros lados, pero no soluciona el problema de la transición en general. El problema no sólo continúa, sino que aparecen nuevas incógnitas:  

- ¿Cómo puede explicarse la gran diversidad cultural de los neandertales, donde predominan las culturas no simbólicas entremezcladas con otras más modernas o simbólicas (Chatelperroniense y Uluzziense), situación que se produce durante milenios?.
- ¿Cómo se aclara la proximidad geográfica de poblaciones de neandertales con culturas claramente simbólicas (Chatelperroniense) con perduraciones clásicas del Musteriense o la simple extensión de las puntas de Chatelperron?
- ¿Cómo se puede entender la escasa realización de la tecnología ósea, en muchos aspectos ligada a los adornos, pero inexistente en la mayoría de los yacimientos chatelperronienses?
- Si el Neandertal fue el creador de toda la cultura del inicio del Paleolítico Superior ¿Cómo se explica su pequeña o muy escasa representación de tales avances simbólicos en comparación con el gran dinamismo simbólico visto entre los HAM ya desde el inicio del Auriñaciense?
- ¿A qué culturas y población pertenecen los yacimientos en los estratos definidos como alterados? ¿Pueden a su vez atribuirse a un Musteriense o Chatelperroniense con los útiles propios del Auriñaciense? ¿cómo saber cuales son los intrusivos o alterados?
- Si los HAM llegaron sobre el 36000 BP con el Auriñaciense ya elaborado ¿Dónde se originó, a partir de qué cultura y dónde podemos apreciar el continuum cultural que todo desarrollo tecnológico supone y que se ha visto en el propio Chatelperroniense?  

Se precisan teorías lo más amplias posibles, no soluciones parciales. El mundo europeo de los neandertales fue muy irregular, no se corresponde con una natural diversificación cultural, sino a una importante restricción geográfica del desarrollo de la tecnología ósea y el simbolismo, junto con una limitación en la difusión de ideas. Lo que, se quiera ver o no, fue claramente diferente a lo visto en las poblaciones de los HAM.   

Un reciente estudio sobre la cuestión de da transición ha sido recientemente publicado (Zilhäo, 2008). En él se indica claramente el primigenio papel de los neandertales en el inicio tecnológico y simbólico sobre los modernos que llegaron posteriormente.   

Se analiza la teoría del Out of Africa y su oposición. Pero desde el punto de vista de la Arqueología cognitiva las dos posturas adolecen de criterios subjetivos, consecuentes de la falta de conocimiento sobre la realidad psicobioplógica del género Homo. Siguiendo esta metodología, siempre hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:    

* Criterios básicos sobre cómo se origina y desarrolla el simbolismo humano.
* Distinguir entre capacidades cognitivas y el desarrollo de las mismas.
* Considerar el desarrollo cultural como un continuum histórico, irregular y heterogéneo. Proceso que se daría tanto en la cultura de los neandertales como de los HAM.
* Necesidad de un medio ambiente adecuado (social, físico, lingüístico, etc.) que previamente hay que crear, mantener y transmitir con anterioridad, para que las capacidades cognitivas puedas desarrollarse.
* Excesivo protagonismo de la tecnología lítica cuando (según el criterio de la Arqueología cognitiva) es la conducta, consecuente con un desarrollo cognitivo que favorezca la reflexividad y flexibilidad conductual la que va a marcar el inicio real del Paleolítico Superior. Estudiamos conductas de todo tipo, no sólo complejos industriales.
* Paralelamente, hay que analizar la conducta de loa HAM también dentro de los parámetros de la Arqueología cognitiva, lo que no se identifica totalmente con los postulados teóricos del Out of Africa.  

La conducta simbólica no obedece a un todo o nada, pues aunque nos sea difícil intuirlo, existieron estadios intermedios a lo largo de todo el Paleolítico. Pero para analizarlos es necesaria una comprensión adecuada de los procesos que conforman la conducta simbólica. Por tanto, los neandertales y HAM tenían unas capacidades cognitivas consecuencia de su común pertenecía al linaje humano. Que fueran exactamente iguales o con diferencias más o menos importantes, es la línea de trabajo en la que me ocupo por medio de la Arqueología cognitiva.  

* Mellars, P. A. (1999): “The Neanderthal problem continued”. Current Anthropology 40 (3): 341-50.
* Pelegrin, J. y Soressi, M. (2007): “Le Châtelperronien et ses rapports avec le Moustérien”. En Les Néandertaliens. Biologie et cultures. Documents préhistoriques, 23: 283-29.6 Paris, Éditions du CTHS.
* Zilhao, J. (2008): "Modernos y neandertales en la transición del Paleolítico Medio al Superior en Europa". Espacio, Tiempo y Forma. Serie I, Nueva época. Prehistoria y Arqueología, t. 1, pp. 47-58.