viernes, 30 de octubre de 2020

Estudio de la conducta humana desde la Arqueología cognitiva

La Arqueología es una disciplina que se ocupa del conocimiento conductual de las poblaciones humanas en la prehistoria. Los aspectos generales de las líneas de análisis de tal conducta deben agruparse en cinco apartados: en qué consiste, cuándo se creó, dónde tuvo lugar su inicio y desarrollo, y el porqué y el cómo se crearon en ese lugar y periodo histórico. La Arqueología cognitiva se centra principalmente en las dos últimas cuestiones, precisamente las menos conocidas de la Arqueología en general.

Para su logro se necesitan unos conocimientos que la Arqueología tradicional no puede ofrecer, pero que si queremos desarrollar la ciencia arqueológica en todas sus facetas, tenemos la obligación de usar los métodos y formas que sean capaces de ofrecer soluciones a tan compleja tarea. Sin embargo, apenas conocemos que es la Arqueología cognitiva, sus métodos, formas, limitaciones y desarrollo en los escasos centros donde en la actualidad se está desarrollando. El principal problema es, sin duda, la necesidad de utilizar otras ciencias ajenas a la Arqueología, pero muy relacionadas con el estudio de la conducta humana en general. Estas ciencias deben estructurarse mediante metodologías interdisciplinarias (La interdisciplina como método de análisis científico.).


Cuadro 1. Muestra las ciencias que se pueden utilizar en el desarrollo de la Arqueología cognitiva


Existe una gran dificultad en la realización de una síntesis interdisciplinar, pues hay que utilizar todos los datos recientes que nos aportan las ciencias relacionadas con la conducta humana. Este reto nos plantea la cuestión de que hay que estar abiertos a todo aquello que suponga un aporte a estos estudios, siempre y cuando no presente formas teóricas contradictorias entre sí. En el desarrollo actual de la Arqueología cognitiva podemos resaltar una serie de trabajos que destacan por su adecuación al estudio de la conducta humana en el pasado:

- Estructuralismo funcional o la relación entre evolución neuroanatómica, sociocultural y cognitiva (coevolución), como causa del desarrollo cognitivo (emergencia) y cultural (Rivera y Menéndez, 2011; Rivera y Rivera, 2019) (Cuadro 1).

- Desarrollo de la cognición causal (Haidle, 2015; Stuart-Fox, 2014; Lombardy Gärdenfors, 2017). Construyendo puentes de unión entre los diversos procesos de razonamiento causal referentes al origen y desarrollo de cualquier conducta humana, dentro del estudio del desarrollo cognitivo-conductual.

- La Teoría del compromiso material (Material Engagement Theory) sobre la relación del medio ambiente y la creación de la mente (Malafouris, 2013).

- Estudios de la evolución cognitiva relacionada con el desarrollo del lóbulo parietal humano (Bruner y Gleeson, 2019), del área de Wernicke y la importante evolución del fascículo arqueado, que llega tanto al área de Broca como al Lóbulo Prefrontal (Rilling, et al. 2008). O desde un mejor conocimiento de la realidad psicobiológica del cerebro humano en relación con otros primates (Martín-Loeches et al. 2008).

Pautas generales de actuación del Estructuralismo funcional

La visión general que tenemos sobre el uso del Estructuralismo funcional y social nos indica que las conductas de cualquier tipo se producen cuando la combinación de las cogniciones sociales, emocionales y tecnológicas presentan unas características que hacen posible su aparición y desarrollo (Cuadro 2).


Cuadro 2. Refleja las diferentes formas de cognición (social, emocional y tecnológica), su relación entre ellas y su dependencia de la cognición causal como motor de su creación

La manifestación de estas cogniciones no se produce de forma aislada, sino que dependen cada una de ellas de la adecuada formación de las otras dos. La coevolución, como proceso de producción en el más amplio sentido, se presenta tanto en el plano social como en el emocional y tecnológico. En este contexto, no se deben inferir conductas de ningún tipo si cualquiera de estas formas cognitivas no presenta el desarrollo necesario para su formación. Esta conclusión nos obliga a indagar, en cada trabajo de Arqueología cognitiva, cuál sería el desarrollo de las tres cogniciones en el inicio de la conducta a analizar, o lo que es lo mismo, hay que aplicar su inicio en el periodo cognitivo-cultural que corresponde en función de los parámetros cognitivos y conductuales y no solo temporales (dataciones cronológicas)

Teniendo en cuenta todas estas dificultades es necesario elaborar una metodología que permita analizar los datos arqueológicos con la mayor objetividad posible. Para ello es preciso elaborar una serie de pasos que nos servirían de guía en cualquier estudio sobre los cambios cognitivo-culturales. Serían:

- Determinar con la mayor precisión posible el tema a estudiar, a pesar de su segura interconexión con otras formas culturales.

- Asumir que, en muchos casos, solo podremos ahondar en nuestro estudio hasta cierto límite explicativo, y que ir más allá del mismo supondría entrar en un ámbito de gran subjetividad que no aportaría información científica aprovechable.

- Situar el inicio de la conducta a estudiar en un periodo prehistórico lo mejor posible, lo que siempre debe de realizarse mediante la información que el registro arqueológico nos aporte. Tal ubicación no debe ser exclusivamente temporal, sino teniendo en cuenta el desarrollo cognitivo-conductual observado.

- Con la información arqueológica y su ubicación dentro de un general periodo cognitivo-cultural por determinar, tendremos los antecedentes necesarios para iniciar nuestro estudio. Sin embargo, el seguimiento arqueológico de la evolución de las conductas sociales, tecnológicas y emocionales es muy difícil y complejo, pues estos factores cognitivos tienen unas características formales muy diferentes. Mientras que los hechos tecnológicos casi siempre dejan una huella fácilmente de analizar directamente, los factores sociales y emocionales siempre tienen un carácter indirecto y ubicado en los restos materiales, lo que dificulta enormemente su análisis. Podemos establecer una serie de conductas en las que predomina unas formas cognitivas las otras, pero que siempre presentan un componente común que hay que evaluar (Cuadro 1)

* Cognición social. Relaciones sociales, lenguaje, teoría de la mente, diferenciación autobiográfica, logística alimentaria en general, autoconciencia, enterramientos, espiritualidad, religiosidad y toda forma de conducta simbólica.

* Cognición emocional. Sociabilidad, empatía, motivación general, cuidados de miembros de la sociedad, tratamiento mortuorio, espiritualidad, religiosidad, relaciones sociales interpersonales e intergrupales y todas las formas conductuales humanas

* Cognición tecnológica. Tecnología lítica y ósea, tratamiento de pieles, evolución culinaria, conservación de alimentos, desarrollo gráfico, cerámica, metalurgia, etc.

- La producción de una constante alteración de la materialidad existente en la naturaleza (ya sea con formas puramente materiales, tecnológicas, emocionales o sociales), cambiando las características de la permanente interacción de la mente, el cuerpo y el medio (Malafouris, 2013), con el fin de facilitar la creación de abstracciones cognitivas que no pueden adquirirse directamente de la naturaleza (p. e. cocción alimentaria, tecnología de la cerámica, metales, numerosidad, conductas religiosas, etc.), pero si con una materialidad adecuadamente transformada.

- Desarrollo del razonamiento causal como mecanismo de producción de los cambios conductuales. Es preciso que en los procesos de causa-efecto contemplen, en su adecuada medida, la unión conductual de las cogniciones sociales, tecnológicas y emocionales, indicando con la mayor precisión posible cuáles son sus componentes.

- Establecer una serie de pequeños avances (sociales, tecnológico y emocionales), arqueológicamente observados, que estaría interconectados uno detrás de otros como vía del desarrollo conductual. En nuestro estudio es fácil de apreciar un progresivo desarrollo conductual, de lo elemental a mayor complejidad, aunque su desarrollo tendría una gran heterogeneidad productiva en el tiempo y espacio. Esta evolución de la complejidad conductual puede analizarse mediante la creación de una larga serie de argumentos o razonamientos causales entrelazados, vinculados o puenteados uno detrás de otro (Haidle, 2015), que pueden rastrearse en los datos arqueológicos (d’Errico et al. 2017; Rivera y Rivera, 2019). La estructura de estos razonamientos causales tienen siempre una composición mixta y compleja, pues en cada parte del binomio causa-efecto siempre actúan los componentes sociales, tecnológicos y emocionales, ya sean como contribuyentes a la producción del cambio o como características formales de los hechos causantes. 

- La realización de estos razonamientos causales es muy variable, pues depende de las características de los grados de cognición causal utilizados. Así, puedes ir desde el establecimiento de una relación de causa y efecto entre los signos naturales del medio ambiente ya sean observables (e. g. filo de piedras con cortes en los pies) o inobservables (e. g. el viento con caída de los frutos) hasta todo lo que retengamos en la memoria (construcciones mentales racionales y/o emocionales). En grados avanzados se manejarían conceptos plenamente simbólicos y/o abstractos, posibilitando que con conductas deducidas de la naturaleza o del quehacer humano (causa) puedan crearse otras de naturaleza abstracta, no presentes en la naturaleza, pero sí en nuestro mundo simbólico (efecto). Con los diversos los estímulos sensoriales externos (sociales, tecnológicos y emocionales) se irían produciendo una serie de mecanismos causales entrelazados dando lugar a procesos de coevolución y emergencia cognitiva, logrando crear redes neurológicas complejas como base de las capacidades cognitivas observadas en los diferentes homínidos del género Homo (Lombard and Gärdenfors, 2017; Lotem et al. 2017; Stuart-Fox, 2015; Rivera y Rivera, 2019). 

- Un aspecto importante en esta forma conductual sería la intencionalidad de su producción, pues muchos cambios conductuales se realizan de forma fortuita o no intencionada (casualidades, accidentes), cuando se está buscando otra cosa o simplemente ninguna, valorando la importancia de lo observado. Sería la consecuencia de un descubrimiento de la relación entre dos procesos de forma fortuita y no buscada, concluyendo que uno de ellos es el origen (causa) de la producción del otro (efecto). Esta forma de razonamiento causal se denomina serendipia

Por otro lado, puede existir la intención de cambiar y/o mejorar la conducta, lo que producirá la creatividad, siendo su acción fundamental para la comprensión de la compleja naturaleza biosocial de la mente (Malafouris et al. 2014). La creatividad sería un logro buscado (intencionado y autoconsciente), donde hay que añadir en determinados casos que puede estar impulsada o favorecida por formas de serendipias. En este caso se altera el proceso del razonamiento causal, pues se buscan efectos diferentes y mejores mediante el cambio de las características causales, con la presunción de que el efecto sería el diferente más acorde con lo deseado. La mayoría de los cambios en la prehistoria serían en principio serendipias, mientras que los procesos creativos de mejora se irían produciendo poco a poco en función del aumento de los grados de cognición causal y de sus necesidades cognitivas sociales (memoria de trabajo, teoría de la mente, lenguaje, autoconciencia), emocionales (emociones autoconscientes, motivación, necesidad, etc.) y tecnológicas (control de la manifestación material de cada proceso).

Conclusión

Aparentemente el método indicado parece confuso y complejo, pero las pautas a seguir nos llevan a una realización práctica. No obstante, si parece necesario su inicio mediante una guía adecuada, lo que por desgracia no es factible en a actualidad. De todas maneras dejo la dirección de algunos de mis trabajos que pueden aclarar su elaboración:


Estructuralismo funcional como método de interpretaciónarqueológico

De la teoría a la práctica de la Arqueología cognitiva


Bruner, E. and Gleeson, B. T. (2019). Body Cognition and Self-Domestication in Human Evolution. Front. Psychol. 21.

d´Errico, F.; Banksa, W. E.; Warrend, D. L.; Sgubine, G.; Niekerkb, K.; Henshilwoodb, Ch.; Daniaue, A-L. and Sánchez Goñie, M. F. (2017). Identifying Early modern human ecological niche expansions and associated cultural dynamics in the South African Middle Stone Age. PNAS, vol. 114, no. 30: 7869–7876.

Haidle, M. N. (2014). Building a bridge-an archeologist's perspective on the evolution of causal cognition. Front. Psychol. 17

Lombard, M. and Gärdenfors, P. (2017). Tracking the evolution of causal cognition in humans. Journal of Anthropological Sciences. Vol. 95, pp. 1-16. 

Lotem, A., Halpern, J. Y., Edelman, S., Kolodny, O. (2017). The evolution of cognitive mechanisms in response to cultural innovations. PNAS | vol. 114 | no. 30 | 7915–7922.

Malafouris, L. (2013). How Things Shape the Mind: a Theory of Material Engagement. MIT Press, Cambridge.

Malafouris, L., Gosden, C., Overmann, K.A., (Eds) 2014. Creativity, cognition and material culture. Pragmatics and Cognition, 22 (1).

Martín-Loeches, M.; Casado, P. y Sel, A. (2008). La evolución del cerebro en el género Homo: la neurobiología que nos hace diferentes. Rev Neurol, 46 (12), 731-741.

Rilling, J. K., Glasser, M. F., Preuss, T. M., Ma, X., Zhao, T., Hu, X. and Behrens, T. E. (2008). The evolution of the arcuate fasciculus revealed with comparative DTI. Nature Neuroscience, 11 (4), 426-428.

Rivera, A. y Menéndez, M. (2011). Las conductas simbólicas en el paleolítico. Un intento de comprensión y análisis desde el estructuralismo funcional. Espacio, Tiempo y Forma. Serie I Prehistoria y Arqueología. Nueva época, 4.

Rivera, A. and Rivera, S. (2019). Mechanisms of cognitive evolution of the Homo genus. Ludus Vitalis. Vol. 27, Núm. 51 pp. 1-22. Stuart-Fox, M., (2015). The origins of causal cognition in early hominins. Biology and Philosophy 30 (2). 

martes, 25 de febrero de 2020

Adaptabilidad del genero Homo


Siempre se ha comentado que el éxito de supervivencia y expansión geográfica del género Homo se debe a su gran capacidad de adaptación. Sin embargo, no se ha matizado lo suficiente sobre las características de esta capacidad, que en general se asumía como las variaciones biológicas que favorecían las adaptaciones a los diversos ecosistemas en los que podemos comprobar su existencia en el pasado.

Su poder adaptativo llevo a las poblaciones humanas a expandirse por todo el mundo

A lo largo del siglo XX la característica más importante que se resaltaba sobre las capacidades adaptativas humanas se ceñían a los cambios morfológicos que podíamos apreciar en los fósiles de las diferentes especies de nuestro linaje. Naturalmente, no se podía marginar totalmente los aportes que la cultura (tecnología, sociabilidad, lenguaje, etc.) podía aportar en este proceso, pero se consideraban como consecuencia directa de la neuroevolución.

Tradicionalmente, la Arqueología ha explicado los avances socioculturales como formas de adaptación ecológica, donde las principales fuerzas impulsoras son la variabilidad medioambiental y la dinámica poblacional (d’Errico y Stringer, 2011; Banks, d´Errico y Zilhão, 2013). Se estaría destacando la gran flexibilidad y capacidad para producir innovaciones que las poblaciones humanas modernas adquirieron con la evolución (Kandel et al. 2015; d´Errico et al. 2017).

En este contexto, ya puede apreciarse el inicio de un cambio de paradigma, pues la adaptabilidad se atribuye más a la existencia de ciertas capacidades cognitivas  (flexibilidad y capacidad de innovación) que a la simple variación morfológica como principal mecanismo adaptativo a las variaciones ecológicas (medioambiente, clima, geografía, geología, etc.). Efectivamente, los estudios de adaptabilidad, aunque mantengan cierta importancia al medio ambiente en general, comienzan a valorar más los cambios cognitivos que se producen en las poblaciones humanas. Así, se inician los desarrollos de dos básicas ideas dentro de nuestra adaptabilidad:



Todas las especies viven y se desarrollan en un medio ambiente determinado (nicho ecológico), pero solo las poblaciones del género Homo tienen con él una relación dinámica, pues pueden cambiar sus características mediante su particular interacción. La causa es una especial forma de relación social entre los miembros de sus comunidades, así como una mayor capacidad de captación, procesamiento, asimilación y transmisión de la información que la naturaleza nos ofrece, con lo que se mejoraría la capacidad de cambio y, por tanto, de adaptación. Su realización se produce mediante el aprendizaje social, la creación y desarrollo del lenguaje humano, y a la emergencia de nuevas capacidades cognitivas como la ampliación de la memoria de trabajo, desarrollo de la teoría de la mente y de la autoconciencia. Estas capacidades cognitivas actuando en adecuada coordinación permiten que la construcción de este nicho sea un proceso de permanente acumulación y transformación, en el que las conductas, las herramientas y las ideas se van mejorando de generación en generación. Estos conceptos reflejan la importancia de la cultura, creando los llamados nichos culturales y/o cognitivos (Tomasello, 1999; Bickerton, 2009; Rivera and Rivera, 2019).

En el inicio de nuestra evolución se produciría un mecanismo de adaptación básicamente similar al visto en las demás especies biológicas (la adaptación anatómica y/o fisiológica como cambio de la biología). Pero de una forma paralela, muy lenta al principio y más rápida a lo largo de la evolución de nuestro linaje, se iría desarrollando las formas culturales humanas, las cuales, a su vez, irían produciendo desarrollos cognitivos, mediados por los  procesos de coevolución y emergencia cognitiva.

La cultura ejercería una presión selectiva cada vez más importante, la cual moldearía la estructura de la red neurológica que procesa los parámetros de aprendizaje y de adquisición de datos, es el efecto Baldwin (Bateson, 2004). Así, la anatomía del cerebro puede seleccionarse para acomodar mejor los requisitos físicos o neuronales de los procesos y representaciones aprendidas (Lotem et al. 2017), es decir, se crearía un nicho de características cognitivo-culturales (Rivera and Rivera, 2019).

Anatómicamente se ha podido comprobar el cambio de la básica estructuración funcional que ejerce de fundamento neurológico a estos procesos. En los lóbulos posteriores del cerebro conocemos el área de asociación parieto-temporo-occipital que sería el receptor e integrador de las aferencias sensitivas externas (áreas primarias visuales, sensitivas y auditivas). Esta información integrada, que puede ser asociada (simbolizada) por sonidos o señas apropiadas, en función de los procesos de atención tendría que pasar al lóbulo frontal para su correlación emocional, procesamiento racional y la producción de una respuesta motora si es necesaria. Las vías nerviosas que pueden realizar esta función no están del todo bien conocidas, pero podemos destacar dos importantes áreas y fascículos de los que tenemos una comprobación anatómica de su evolución o desarrollo funcional: el Precúneo o Precuña y sus conexiones con el Lóbulo Prefrontal (Bruner et al. 2014) y el área de Wernicke y la importante evolución del fascículo arqueado, que llega tanto al área de Broca como al Lóbulo Prefrontal (Rilling, et al. 2008).



Todos estos datos, expuestos de forma muy genérica, nos indican la necesidad de una Arqueología cognitiva moderna e interdisciplinar, si queremos conocer el fundamento de nuestra evolución conductual y cognitiva


- Banks, W. E.; d´Errico, F. y Zilhão, J. (2013): Corrigendum to “Human-climate interaction during the Early Upper Palaeolithic: Testing the hypothesis of an adaptive shift between the Proto-Aurignacian and the Early Aurignacian”. Journal of Human Evolution, Volume 64, Issue 1: 39-55.
- Bateson, P. (2004): The Active Role of Behavior in Evolution. Biology and Philosophy 19 (2), 283-298.
- Bickerton, D. (2009). Adam´s Tongue: How Humans Made Language, How Language Made Humans. New York. Hill and Wang.
- d´Errico, F. y Stringer, Ch. B. (2011): Evolution, revolution or saltation scenario for the emergence of modern cultures? Philosophical Transactions B. 366, 1060-1069.
- d´Errico, F.; Banksa, W. E.; Warrend, D. L.; Sgubine, G.; Niekerkb, K.; Henshilwoodb, Ch.; Daniaue, A-L. y Sánchez Goñie, M. f: (2017): Identifying early modern human ecological niche expansions and associated cultural dynamics in the South African Middle Stone Age. PNAS, vol. 114, no. 30: 7869–7876.
- Kandel, A.; Bolus, M.; Bretzke, K.; Bruch, A.; Haidle, M.; Hertler, Ch. and Märker, M. (2015): Increasing Behavioral Flexibility? An Integrative Macro-Scale Approach to Understanding the Middle Stone Age of Southern Africa. J. Archaeol Method Theory. Vol. 22, (2).
- Lotem, A., Halpern, J. Y., Edelman, S. and Kolodny, O. (2017, July). The evolution of cognitive mechanisms in response to cultural innovations. Proceedings of the National Academy of Sciences, 114 (30), 7915–7922.
- Rilling, J. K. and Insel, T. R. (1999, August). The primate neocórtex in comparative perspective using magnetic resonance imaging. Journal of Human Evolution, 37, 191-223.
- Rivera, A. y Menéndez, M. (2011): Las conductas simbólicas en el Paleolítico. Un intento de comprensión y análisis desde el estructuralismo funcional. Espacio, Tiempo y Forma, Nueva temporada, 4.
- Tomasello, M. (1999). The Cultural Origins of Human Cognition. Cambridge, MA, US: Harvard University Press.

martes, 10 de septiembre de 2019

Autodomesticación y nichos humanos


Las características de la evolución del género Homo se han relacionado por diversos autores como un proceso de autodomesticación. Se refieren principalmente al proceso por el que nuestro linaje evolucionó anatómicamente de unas formas arcaicas o robustas a los tipos gráciles o modernas del Homo sapiens, lo que principalmente se constata en los últimos 150/50.000 años. Los cambios que acompañan el proceso son primero biológicos o anatómicos y con cierta posteridad culturales (Theofanopoulou et al., 2017).

 Craneos de Neandertal y HAM
Estos estudios identifican y analizan las semejanzas de los datos genéticos y morfológicos estadísticamente significativos entre los Humanos Anatómicamente Modernos (HAM) y otras especies domesticadas. Los resultados obtenidos sugieren que los datos paleogenómicos pueden complementar el registro fósil y respaldar la idea de la autodomesticación en el Homo sapiens, como un proceso que probablemente se intensificó a medida que nuestra especie aumentó su demografía y desarrollo en su propio y exclusivo nicho humano/ecológico información sobre los nichos humanos en El concepto denicho en la evolución humana

Su análisis respalda los intentos de comprender la forma en que pudo realizarse el denominado síndrome de domesticación, explicando que su producción se debería en ciertas alteraciones en la transmisión de información genética a determinados linajes celulares, es decir, por la acción de los genes reguladores u Hox. Su acción se realizaría mediante la interrupción o alteración de la información que vaya a regular los programas de desarrollo de ciertos tejidos celulares durante el proceso de embriogénesis. Sería el caso de la denominada cresta neural (tejido embrionario formado por células migratorias multipotentes, que pueden producir tanto neuronas como células de soporte del sistema nervioso periférico, melanocitos y células endocrinas en las etapas tempranas de su desarrollo) donde los cambios de la programación podrían ser la fuente de las alteraciones que abarcan múltiples sistemas de órganos y estructuras morfológicas (Wilkins et al., 2014). Para más información en Genética de la evoluciónneurológica. Consecuencias arqueológicas y en Genes reguladores u Hox en la evolución y conducta humana



El hecho de que encontraran cambios relacionados con la cresta neural de los HAM en comparación con los neandertales / denisovanos, y que tales cambios también se encuentran en otras especies que pudieron haber sufrido un proceso de autodomesticación, refuerza la hipótesis de que este proceso de forma específica tuvo lugar en nuestro especie. Además de los genes y las vías relacionadas con la cresta neural, se han identificado elementos comunes relacionados con el desarrollo neuronal, la plasticidad sináptica y el mejoramiento del aprendizaje. Estos resultados están en línea con las afirmaciones de otros estudios sobre domesticación donde se la relaciona un cierto tipo de inteligencia (p. e. Hare, 2013; Carneiro et al., 2014; Freedman et al., 2016). Así, se sospecha que los subproductos del proceso de domesticación, como la mejora de la percepción sensorial-motora y las vías de aprendizaje, pueden proporcionar una base para habilidades comunicativas más complejas, incluido el aprendizaje de habilidades manuales y vocales. En este contexto, nuestra especie presenta una evolución anatómica de las regiones parietales del cerebro, involucradas en integración visoespacial, imaginación visual e integración entre cuerpo y ambiente. Ambos aspectos están involucrados en la capacidad tecnológica y en la complejidad social, dependiendo de los patrones de nuestras etapas vitales (adolescencia o longevidad), y se relacionan con cambios en los niveles de plasticidad cerebral. Es de esperar entonces que estos dos aspectos hayan interactuado a lo largo de la evolución del género humano, y sobre todo en el Homo sapiens (Bruner and Gleeson, 2019).

Los cinco cráneos de Dmanisi -Foto: M. Ponce de León
Como contrapunto se ha evidenciado cierta acumulación de alelos nocivos se ha descrito como el costo de la domesticación (Lu et al., 2006), que, de ser cierto, también podría existir un subproducto en la autodomesticación de los HAM. Un estudio como éste tiene varias limitaciones, pero sin duda nos pone en el camino de comprender la compleja evolución anatómica y cognitiva humana.

Comentarios. En definitiva, lo que se estudia son los cambios morfológicos y cognitivos que tuvieron los seres humanos dentro de su nicho o ecosistema particular (selección natural modificada por la cultura). Los estudios realizados apuntan a cambios producidos por la mutación de los genes reguladores (p. e. de la estructuración, modelación y proliferación de la cresta neural) sobre determinados tejidos en las fases tempranas del desarrollo embrionario. Se propone que unos pocos cambios en los genes Hox son capaces, en las primeras fases de la embriogénesis, de producir una serie de cambios en cascada que podrían tener efecto hasta el final del desarrollo fetal con el nacimiento.

Los cambios son tanto anatómicos como cognitivos, pero el problema surge al valorar cuáles de ellos fueron los más influyentes en la conducta y adaptación de los nuevos seres, de tal manera que serían capaces de cambiar los factores la selección natural en los nichos humanos en los que se produce el proceso evolutivo. En este punto, hay que valorar la gran diferencia existente entre la naturaleza anatómica y cognitiva de los animales susceptibles de domesticación, y la que tuvieron los seres humanos. Si en los primeros los cambios anatómicos parecen ser importantes (p. e. disminución de rasgos físicos que se relacionan con la agresividad) al otorgar a estas especies a un comportamiento más dócil que permita su adiestramiento o utilización alimentaria y/o económica, en los seres humanos estos factores parecen secundarios. Los cambios cognitivos parecen ser mucho más relevantes, pues permitieron profundizar en los caracteres culturales de estas poblaciones y, a su vez, volver a interferir en la selección natural de estos nichos humanos, para lograr un reforzamiento genético en forma de mejoras anatómicas que permitieran un mejor desarrollo cognitivo y mayor capacidad de adaptación a ecosistemas muy diferentes de los originales.

En esta situación, pensamos que el desarrollo de los cambios cognitivos ya apuntados de una mejor integración visoespacial, imaginación visual e integración entre cuerpo y ambiente, y de una mejor capacidad lingüística serían mucho más trascendentes a la hora de forzar los parámetros selectivos que los simples cambios anatómicos externos compatibles con una Neotenia funcional, los cuales pueden producirse como efectos colaterales de los cambios neurológicos trascendentales ocurridos en nuestra evolución. Los desarrollo en cascada, el aumento de la inmadurez neurología como consecuencia del aumento cerebral y complejidad funcional, pueden explicar la permanencia en los adultos de las formas anatómicas infantiles.

El término de autodomesticación hay que matizarlo detenidamente, a la vez que separarlo de los procesos de domesticación en animales realizados por humanos de forma intencionada. La espiral de evolución cognitiva que se produjo en los nichos cognitivos-culturales que crearon los componentes del género Homo, tuvo sus propias características en las que destaca su falta de intencionalidad en su creación y desarrollo en la mayor parte del tiempo de existencia de nuestro linaje. Lo que pudo hacerse después de alcanzar formas de autoconciencia y teoría de la mente altamente desarrollada es un tema que se escapa de la Prehistoria, pero que tampoco tendrían mucha relación con la tradicional domesticación realizada en animales. Realmente lo que se produce sería un proceso evolutivo llamado efecto Waldwin.

Bruner, E. and Gleeson, B. T. (2019). Body Cognition and Self-Domestication in Human Evolution. Front. Psychol. 21.
Carneiro, M., Rubin. C.J., Di Palma, F., Albert, F. W., Alföldi, J., Barrio, A. M., et al., (2014). Rabbit genome analysis reveals a polygenic basis for phenotypic change during domestication. Science. 2014; 345 (6200):1074–1079.
Freedman, A. H., Schweizer, R. M., Ortega-Del Vecchyo, D., Han. E., Davis, B. W., Gronau, I., et al.(2016). Demographically-based evaluation of genomic regions under selection in domestic dogs. PLoS Genet. 2016; 12 (3):e1005851.
Hare, B., and Woods, V. (2013). The genius of dogs: how dogs are smarter than you think. Penguin.
Lu, J., Tang, T., Tang, H., Huang, J., Shi, S., Wu, C. I. (2006). The accumulation of deleterious mutations in rice genomes: a hypothesis on the cost of domestication. Trends in Genetics. 2006; 22(3):126–131.
Theofanopoulou, C., Gastaldon, S., O'Rourke, T., Samuels, B. D., Messner, A., Martins, P. T. et al. (2017). Self-domestication in Homo sapiens: Insights from comparative genomics. PLoS ONE 12 (10): e0185306.
Wilkins, A. S., Wrangham, R. W. and Fitch, W. T. (2014). The “Domestication Syndrome” in Mammals: A Unified Explanation Based on Neural Crest Cell Behavior and Genetics. Genetics,

martes, 25 de junio de 2019

Conservación alimentaria en la Prehistoria


La caza y recolección fueron actividades primordiales de la actividad humana en la prehistoria. Sin embargo, el desarrollo de las poblaciones humanas no solo se logró mediante su producción, sino que también fue consecuencia de otras actividades de gran trascendencia. Me refiero a la propia planificación de la caza y recolección para periodos en los que estas actividades estaban muy limitadas fundamentalmente debido a los cambios climáticos característicos de cada tiempo y lugar. Pero esta planificación pasaba inexorablemente por mantener lo mejor posible los excedentes alimentarios logrados en las épocas de mejor clima. La conservación y almacenamiento de estos excedentes fueron fundamentales para la supervivencia humana. Como toda actividad humana su logro se debió a la actuación conjunta de las capacidades cognitivas de cada periodo (cognición social, emocional y tecnológica).


En la prehistoria la mayoría de los avances conductuales se deben al desarrollo de de la cognición causal, al apreciar en la naturaleza formas, procesos o hechos que al relacionarse de forma fortuita, recurrente y simultánea ofrecen unos resultados que pueden utilizarse para el mejoramiento de la conducta (serendipias). Este proceso implica necesariamente que deben de existir los objetos, hechos o recuerdos para que se pueda producir la relación causal, lo que explica la ascendente producción en complejidad de la conducta humana. La percepción y utilidad de los procesos de serendipias impulsa su imitación y, si era posible, con ciertas mejoras (creatividad) cuya intensidad y complejidad irían en consonancia con el aumento de los niveles de cognición causal, expansión de la memoria de trabajo, desarrollo de la teoría de la mente y autoconciencia, todas ellas interactuando entre sí y ofreciendo un intrincado proceso de coevolución cognitiva.


Desde el inicio del género Homo se produjo un progresivo y variado aumento de las fuentes de alimentación que puede apreciarse en los datos de los yacimientos. Comenzando por los más elementales grados de la cognición causal (grado 1, causa-efecto), serían el resultado del conocido método de prueba y error (algo se come, y si no pasa nada se sigue comiendo, pasando al acervo cultural del grupo). Siguiendo por conductas más complejas consecuencia del desarrollo de los mecanismos de preparación para su consumo (asar, cocer, condimentar, ahumar, salazonar, etc.); y el almacenamiento y/o conservación de lo sobrante (almacenaje adecuado, tratamientos especiales), requiere el uso de múltiples capacidades cognitivas a la vez. Seguiremos estas actuaciones a lo largo de la historia de nuestro linaje, en función del nivel de desarrollo cognitivo alcanzado por las poblaciones humanas dentro de los nichos cognitivos-culturales que caracterizaron nuestra conducta y evolución neurológica y cognitiva (mecanismos de evolución cognitivo-cultural).

I.- Cognición arcaica o básica.

Se formó con la simbolización (inicio de un protolenguaje) de las ideas elementales relacionadas con la convivencia social y la supervivencia del grupo, por medio de sonidos y/o gestos socialmente conocidos (emocionales, señalización, etc.). Pudo tener cierto desplazamiento cognitivo de la acción (acciones fuera del aquí y ahora), aunque de forma muy limitada. Esto facilita las acciones conjuntas (convivencia, tecnología, logística, etc.), y desarrollaría el concepto social del grupo. Se relaciona con el Homo habilis, Homo erectus, ergaster, antecessor, rodhesiensis, georgicus y heidelbergensis), y con el Olduvaiense y Achelense como formas de cultura. Cognición causal grados 1, 2, 3/4. Corresponde a un periodo más largo (desde 2,5 Ma hasta los 250/200.000 B.P.), por lo que hay que valorar la heterogeneidad (geográfica y temporal) y lentitud de su desarrollo.

Almacenamiento y/o conservación. En este periodo no conocemos evidencias arqueológicas de métodos de conservación de alimentos, por lo que se supone que se consumiría hasta su finalización o mientras que su deterioro no lo impidiera. Sin embargo, los datos obtenidos en algunos yacimientos como el de Torralba (Díez, 1993) y el de La Cotte (Callow y Cornford, 1986) indicarían que algunas poblaciones, ya en tiempos avanzados de este periodo, obtuvieron carne en grandes cantidades, lo que plantearía la necesidad de intentar su conservación. El interés por conservar los alimentos y las conocidas relaciones de causa (frío, desecación y ahumado) y efecto (comida por más tiempo), dentro del marco de la serendipia, hacen que al menos puedan ser considerados como posibles (cognición causal de grados 1-3). La refrigeración (frío de cuevas, hielo, etc.) y la deshidratación o secado al aire de los alimentos pudo mantener la carne y algunas frutas y verduras en condiciones comestibles más días. Cuando se usa el fuego es posible que existieran ahumados, es decir, que trozos de carne sometidos a una exposición suficiente de humo de las hogueras cercanas, actuando más el humo que el calor del fuego, aunque su uso en este periodo es difícil de asumir.


Un tema especial sería la imprescindible necesidad del agua y de cierto control en su uso, lo que se puede explicar por medio de serendipias. Sería el caso del despiece de herbívoros, pues su tubo digestivo contendría muchas veces los alimentos ingeridos con anterioridad con gran cantidad de líquido que no se derramaba. La gran utilidad de su uso como continente de agua parece evidente (cognición causal grados 1-3). Igualmente, pudieron ser utilizados formas vegetales (cañas de bambú, frutos de corteza dura que puedan ser perforados, etc.), pero en todos estos casos no existen testimonios arqueológicos directos que nos confirmen su uso en este periodo, y es muy posible que necesitasen una cognición causal más desarrollada, como sería el grado 6 (atribuir causas a objetos inanimados: estanqueidad de estos restos vegetales


II. Cognición primitiva.
Este periodo se caracteriza por el desarrollo de los conceptos de individualidad social y personal, así como de una mayor ubicación temporal y espacial. Sería fundamentalmente descriptiva, lingüística, sin descartar una base gesticular, con elementos sintácticos elementales e inconscientes. Se iniciaron conductas complejas (áreas diferenciadas en el hábitat, enterramientos intencionados, tipología y tecnología lítica con referentes culturales, logística previsora, etc.). Incluye a tipos heidelbergensis, a los HN de cultura musteriense y a los primeros HAM en África y el Próximo Oriente. Cognición causal grados 4 y 5. Las conductas culinarias en este periodo son más homogéneas, solo al final del Paleolítico medio y del Middle Stone Age (MSA) se producen algunos avances tecnológicos y culinarios, aunque con pocos documentos arqueológicos. Hay que tener presente que existe un importante desfase cultural entre las culturas de África y Europa. El MSA es más avanzado pudiendo incluso situarse al siguiente periodo (conducta moderna básica). Tras esta indicación se incluye en el periodo primitivo por no alterar la secuencia temporal.

Almacenamiento y/o conservación. Solo con algunas técnicas de almacenamiento o de conservación se pudieron afrontar con éxito los periodos fríos conocidos a lo largo del Pleistoceno (Gamble, 1999). Sin pruebas arqueológicas que lo confirmen, en este periodo se debieron de continuar e incluso aumentar los procesos de conservación del secado, de refrigeración y/o congelación en climas adecuados, y los ahumados (cognición causal de grados 1-4 y cierto nivel del 6). Un dato interesante lo tenemos en el uso del ocre, pues es un importante repelente de insectos, lo que pudo utilizarse en este periodo para la conservación de alimentos (Hawkins et al., 1998).

III.- La alimentación en la conducta moderna básica y elaborada.
En la conducta moderna básica se alcanza un importante incremento de la individualidad social y personal, junto con una ubicación temporal y espacial perfeccionada, lo que impulsa un pensamiento y lenguaje de nivel argumentativo. Sería el inicio de un simbolismo consciente y social, al ser usado con la intención expresa de funcionalidad y argumentación (marcar las diferencias sociales o individuales y gestionar conductas complejas). Se produce con el HAM de cultura auriñaciense y con algunas poblaciones de HN musterienses o de las llamadas culturas transicionales. Su simbolismo pudo limitarse a las manifestaciones socioeconómicas y personales de la vida cotidiana. Cognición causal grado 6.

Con la conducta moderna elaborada, tras el desarrollo anterior y como premisa necesaria, se comienza a crear una conducta más compleja. Se caracteriza por el desarrollo de un simbolismo social, espiritual y religioso progresivamente complejo, que emerge en etapas sucesivas. Este simbolismo tendría un lenguaje argumentativo y metafórico, siendo consciente, intencionado y utilizado para explicar muchos aspectos conductuales de la vida individual y social, así como dar una explicación de lo metafísico o sobrenatural. Este nivel se desarrolla de forma progresiva y heterogénea con HAM durante el Auriñaciense, aunque es posible que se produjera antes en otras áreas geográficas. Cognición causal grado 7.Con la conducta moderna (básica y elaborada) se inicia las conductas autoconscientes e intencionadas en las poblaciones de HN y HAM, relacionándose con el desarrollo de la cognición causal de los grados 6 y 7. Se inician fundamentos para el desarrollo de la creatividad, ampliando los logros de la serendipia.

A. - Cazadores y recolectores. Las poblaciones del Paleolítico superior, Epipaleolítico y/o Mesolítico fueron cazadores-recolectores, donde las técnicas de cocina y conservación de alimentos sobrantes van a desarrollarse en gran medida.

Almacenamiento y/o conservación. Durante el Paleolítico superior la conservación continuaría con las técnicas ya conocidas de deshidratación o secado al aire que se verían favorecidas en climas secos y fríos. Para la congelación se colocaban en el interior de fosas excavadas en el suelo, que en condiciones periglaciares estaba siempre congelado, donde podían conservarse durante largo tiempo (serendipias y cognición causal grados 6-7). Con parecidos fundamentos cognitivos los ahumados de carne o pescado parece que sí podrían realizarse, pero los datos arqueológicos son muy escasos y de interpretación dudosa. Así, en la cueva del Buxu (Asturias) se ha documentado en un recinto cerrado con numerosos restos de hogares y útiles relacionados, como anzuelos que podría sugerir como una zona dedicada a los procesos de ahumados (Menéndez, 1992). En el norte de Europa hace unos 9.200 años se ha encontrado un mecanismo de conservación de pescado mediante la fermentación anaeróbica o sin oxígeno (Boethius, 2016), que es posible mediante el uso de serendipias y ciertas labores creativas (cognición causal grados 6-7).

B.- Agricultores y ganaderos. En las áreas donde se van a desarrollar la agricultura y ganadería, el registro arqueológico nos muestra una tendencia progresiva hacia ellas. Parece que su desarrollo se produciría por una paulatina acumulación de serendipias (valoración positiva de ciertos conocimientos sobre las plantas y animales susceptibles de domesticación), que se fueron perfeccionando con procesos creativos de mejora, dentro de una cognición causal del grado 7. Con la producción de excedentes se incrementarían las técnicas de conservación y almacenamiento.

Almacenamiento y/o conservación. Con el desarrollo de la cognición causal en grado 7 comienzan a crearse avances tecnológicos buscados (creatividad), aunque siempre las serendipias tendrán un importante papel. El desarrollo de la cerámica permitiría el transporte y almacenamiento del agua y de alimentos (cereales, grasa, carne, vegetales, etc.) en lugares adecuados (frescos y secos), que al poder taparse se aislará de la invasión de insectos y de los múltiples depredadores. Serán los antecedentes de la creación de pozos y/o silos que se fueron creando de forma paralela al desarrollo de la agricultura.

En el Neolítico tenemos múltiples ejemplos de serendipia y creatividad que se van produciendo cada vez con mayor complejidad y utilidad. La tecnología de ahumados se atestigua en Novosibirsk (Siberia) en el yacimiento de Tartas-1 (Gertcyk, 2015), donde se han encontrado pruebas de ahumados de pescado con una antigüedad de 5000 B.P. La extracción de sal para abastecer las redes de intercambio a larga distancia (Weller, 2004: Weller y Dumitroaia, 2005), da pie a pensar en la conservación de ciertos alimentos mediante la sal (salazones, salmuera). La obtención de la sal marina mediante desecación en recipientes cerámicos (tipo cazuela), está bien documentado en el yacimiento onubense de la Marismilla durante el Neolítico final (Escacena et al., 1996). En el Neolítico medio (4500-3500 a.C.) de Cardona (Barcelona) se han encontrado las primeras trazas de aprovechamiento salino en la Península Ibérica (Figuls et al., 2010).




- Boethius, A. (2016): Something rotten in Scandinavia: The world's earliest evidence of fermentation. Journal of Archaeological Science. Volume 66, Pages 169–180.
- Callow, P. y J. M. Cornford (ed.) (1986): La Cotte de St. Brelade 1961-78: Excavations bei C. B. M. McBurney. Norwich.
- Díez, J. C. (1993): Estudio tafonómico de los macrovertebrados de yacimientos del Pleistoceno Medio. Complutum, 4: 21-40.
- Escacena Carrasco, J.L.; Rodríguez De Zuloaga, M. y Ladrón De Guevara, I. (1996): Guadalquivir Salobre. Elaboración Prehistórica de Sal Marina en las Antiguas Bocas del Río. Sevilla. Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.
- Fíguls, A.; Weller, O. y Grandia, F. (2010): "La Vall Salina de Cardona: los orígenes de la minería de la sal gema y las transformaciones socioeconómicas en las comunidades del neolítico medio catalán". En Abarquero, A. y GUERRA, F. J. (ed.): Los yacimientos de Villafáfila (Zamora) en el marco de las explotaciones salineras de la prehistoria europea. Junta de Castilla y León, Valladolid, p. 49-83.
- Gertcyk, O. (2015): Fancy some Neolithic smoked fish? The Siberian Times, 6 November.
- Menéndez, M. (1992): “La cueva del Buxu (Cardes, Cangas de Onís)”. Excavaciones arqueológicas en Asturias, 1987-1990. Consejería de Educación y Cultura, Oviedo.
- Rivera, A. and Rivera, S. (2019). Mechanisms of cognitive evolution of the Homo genus. Ludus Vitalis, 27 (51).
- Weller, O. 2004. Los orígenes de la producción de sal: evidencias, funciones y valor en el Neolítico europeo. PYRENAE, nº 35, vol. 1 pag. 93-116.
- Weller, O. and Dumitroaia, G. 2005. The earliest salt production in the World: an Early Neolithic exploitation in Poiana Slatinei-Lunca Romania. Antiquity, vol. 79 (306).