domingo, 6 de noviembre de 2011

Los primeros humanos anatómicamente modernos en Europa

El problema de cuándo llegaron los primeros HAM a Europa y con qué cultura no sólo ha suscitado una importante controversia entre los prehistoriadores, sino que se han desarrollado dos posturas totalmente opuestas. En este sentido ya publiqué diversos spots indicando el problema y la interpretación que la Arqueología cognitiva hace del problema (¿Quién creó elPaleolítico superior? La transición del Paleolítico medio al superior. Dificultades interpretativas del Auriñaciense. Auriñaciense).

Un grupo de autores, ante la falta de fósiles humanos en los primeros asentamientos delos HAM, pone en duda su intervención en el inicio del Paleolítico superior, atribuyendo a los neandertales la iniciativa creativa, simbólica y cultural de las primeras manifestaciones culturales de este periodo (Chatelperroniense, Uluzziense, Auriñaciense arcaico y/o de transición, etc.). El resto de los prehistoriadores opinan que fueron los HAM los autores del Auriñaciense arcaico y/o de transición en fechas muy tempranas, impulsando a algunos neandertales a desarrollar culturas simbólicas (Chatelperroniense, Uluzziense). El proceso ha recibido diversos nombres, dependiendo de la propia características de la relación entre las dos poblaciones (interacción cultural, aculturación, cambio transcultural, emulación, desarrollo cognitivo-cultural). Parece que desde la visión metodológica de la arqueología tradicional, para unos la discusión se solucionaría con el hallazgo de fósiles de HAM en unas cronología e industrias muy primitivas (más del 40.000 BP), mientras que para otros sería suficiente la inexistencia de lo anterior y el encuentro de restos neandertales entre los estratos del Auriñaciense de transición. En este contexto, la publicación de dos trabajos sobre fósiles de HAM en fechas anteriores al 40.000 BP y dentro de una industria Musteriense y del Uluzziense, puede aportar nuevos datos esclarecedores o aumentar la discrepancia por los métodos utilizados.

El primero corresponde a un trozo de mandíbula con tres dientes descubiertos en la cueva de Kent en 1927 (Torquay, suroeste de Inglaterra). A finales de 1980 fueron datados por C-14 en una edad de 35.000 BP, asociándose a los HAM. Recientemente, utilizando nuevos métodos de datación del C14 AMS (discutidos por otros, como Zilhão) en el colágeno de los huesos de animales asociados estratigráficamente, Chis Stringer y Thomas Higham los han situado en 44-41.000 BP. publicando la noticia en la revista Nature


El segundo se parece en cierto punto en la metodología y características del estudio. Sobre los fósiles (dos dientes de leche) encontrados en una excavación realizada en 1960 en los estratos uluzzienses de la Grotta del Cavallo (sur de Italia) y atribuidos inicialmente a los neandertales, se han realizado nuevos análisis y los autores (Stefano Garzelli, Katerina Douka, et al.) los han atribuido a los HAM. Igualmente la noticia ha sido publicada en la revista Nature. Su datación es muy antigua fechándose entre 45-43. 000 BP, pudiendo ser los restos más antiguos de los HAM en Europa. El estudio se ha centrado en la comparación de modelos digitales de los dientes encontrados con una importante muestra dental de las dos poblaciones humanas del periodo (HAM y HN).


Las dos publicaciones indican la existencia de los HAM en épocas muy anteriores y con culturas simbólicamente primitivas, lo que contradice la independencia y primacía cultural del Neandertal, el cual sería el creador del Paleolítico superior, mientras que los HAM no llegarían a Europa hasta el 36.000 BP con un Auriñaciense primitivo pero claramente desarrollado y de un origen desconocido. Igualmente, supone una nueva incógnita sobre los autores del Uluzziense, pues habría que profundizar en conocer quienes fueron sus autores, si es una simple evolución cultural del Musteriense producida por los neandertales en solitario, o se debió al contacto de los HAM, como indica unos de sus autores el investigador del CSIC Michael Coquerelle.  


Para la arqueología tradicional la existencia de los fósiles es la principal prueba de la autoría cultural. Mientras que para la Arqueología cognitiva, aunque su presencia es de una ayuda inestimable, no es un requisito imprescindible. Todo desarrollo cognitivo y cultural es un continuum histórico, de aspectos muy heterogéneos en el tiempo y en el espacio, pero siempre hay antecedentes culturales y características ambientales que posibilitan su aparición y desarrollo (contexto cognitivo y cultural). Si aceptamos la evolución cultural y simbólica del Chatelperoniense a partir de un Musteriense de tradición Achelense como características del continuum histórico de los neandertales en las zonas el oeste de Europa donde se desarrolló esta cultura (similar al ocurrido en Italia con el Uluzziense), hay que buscar el continuum histórico correspondiente al Auriñaciense propio de los HAM. Los aspectos tecnológicos, simbólicos y cognitivos de todas las manifestaciones auriñacienses indican que constituyen el origen y desarrollo del continuum histórico de los HAM en Europa. Éstos, partiendo de un Musteriense propio de zonas del oeste de Asía, comenzaron a desarrollarse simbólicamente en Europa, posiblemente con unas características de rapidez y complejidad que se vieron favorecidas por la existencia de las poblaciones neandertales con las que tuvieron que interactuar. El desarrollo cognitivo se dio en las dos poblaciones, si bien en cada una de ellas con los condicionantes de sus propias características cognitivas, configurando diversos estadios intermedios de este complejo desarrollo.

Quien quiera profundizar en estas ideas puede leer mi trabajo sobre este problema publicado el la revista de Tiempo, Espacio y Forma de la UNED.

2 comentarios:

lusitania dijo...

Creo que es una evidencia que fueron los HAM los creadores y los protagonistas del Paleolítico Superior a la vez que mucho más antigüos de lo propuesto en el continente euroasiático, aunque también es cierto, que el principio de éste, fue compartido por los neandertales y que como bien dices, cada uno con sus propias características y sus procesos cognitivos. Muy buen artículo. Un saludo.vi

arivera dijo...

Gracias por tu apreciación sobre el artículo. Comentas una cuestión que es clave para entender el problema de los neandertales y HAM. Cada uno de ellos tienen unas características cognitivas propias pero es imposible que sean exactamente iguales. El fundamento de tal aseveración (con independencia de las posibles diferencias de su desarrollo cultural-simbólico en el tiempo y en el espacio) es su diferenciada evolución a partir de un ancestro común con unos 500.000 años de antigüedad, el cual tendría unas capacidades cognitivas propias de su desarrollo cultural, es decir, menos evolucionadas y desarrolladas que los HAM y los neandertales. No es casualidad que el registro arqueológico indique tal cosa. La visión de las culturas paleolíticas desde la Arqueología cognitiva (ya sea de Renfrew, Mithen, Donald Merlin, Hernando, Wynn o mía)tiene una perspectiva mucho más amplia y fundamentada que la que presenta la Arqueología tradicional. Pero para comprobar tal cosa hay que salirse de los medios académicos tradicionales lo que no creo que lo haga mucha gente, por lo menos hasta que en medios anglosajones lo desarrollen y nos lo muestren en diversos artículos y libros. Un saludo de Ángel