viernes, 8 de noviembre de 2013

La Arqueología Cognitiva desde la Arqueología de Campo


Cuando te encuentras en un yacimiento arqueológico, con la rodilla clavada en el suelo y la rasqueta en mano tienes siempre la esperanza de que vas a encontrar algo; cualquier cosa. Por pequeña e insignificante que parezca, todo, absolutamente todo, tiene un significarlo y hay que tratarlo con la misma delicadeza, sea un trozo de sílex, sea una moneda de oro o un pedazo de cerámica. Aunque en alguna ocasión, los restos materiales han sido víctimas de manos inexpertas.

Al enfrentarse a un hallazgo hay que tener en cuenta el acontecimiento que estamos protagonizando y la gran dificultad que representa para la Arqueología: Interpretar las evidencias. Pongámonos en el caso en que, en un gran día, tenemos la inmensa fortuna de encontrar un objeto como el de la foto (abajo). Entonces tenemos que plantearnos una serie de preguntas, más allá de la detallada descripción habitual, del descubrimiento para establecer las primeras hipótesis sobre el significado del mismo:



  • ¿Qué es?                                                   
  • ¿Fue hecho por el ser humano?
  • ¿Qué significado tenía?
  • ¿Era un objeto cotidiano o tenía cierto carácter sagrado?
En este caso, tenemos un hueso de animal que ha sido vaciado y perforado en su parte superficial formando pequeños agujeros a lo largo de la pieza. ¿Te resulta familiar?Una especie de caña vacía con agujeros. Sus características pueden indicar que se trata de una ...¿flauta?

Esta flauta en concreto proviene de una cueva en Divje Babe (Eslovenia), parece ser que perteneció a un cromagnon y es considerado uno de los instrumentos musicales más antiguos del mundo siendo su fecha de hace unos 40.000 años. Si aceptamos esta interpretación, de que se trata de una flauta, este objeto adquiere connotaciones extremadamente importantes para la Historia de la Humanidad. Si eres visitante habitual de este blog de Arqueología cognitiva sabrás que la creación de un objeto como éste requiere un complejo razonamiento y habilidad para la elaboración del producto.

Pese a que el vaciado de un trozo de hueso puede parecer un acto simple, sencillo, incluso que cotidiano en esa época, conlleva un gran conocimiento del proceso de elaboración. La persona que lo elaboró tenía en su mente lo que quería elaborar y probablemente su cometido. He aquí, en este aspecto de la Arqueología, donde la Arqueología Cognitiva juega un papel determinante. A partir del método arqueológico, recuperamos los restos materiales de las sociedades del pasado y posteriormente analizamos el significado de estos objetos.   

El comportamiento humanos del pasado está reflejado en estos objetos, así como en sus expresiones artísticas y sus tradiciones funerarias. Todo vestigio arqueológico es una cápsula de información que con el paso del tiempo se ha degradado y, por eso, se deba analizar y estudiar. Para extraer de ello toda la información posible y así poder dibujar y tratar de entender el comportamiento humano en la antigüedad.

En el caso que tomamos como ejemplo, la flauta de cromagnon, podemos apreciar la actividad humana en el proceso de elaboración de la pieza final a partir de las siguientes etapas:

  • Adquisición del materia: este hueso se trata de un fémur de animal que debió ser cazado y posteriormente troceado.
  • El fémur fue seleccionado de entre todos los demás huesos del animal: posteriormente se trabaja y prepara para un cometido. En este punto, el individuo que lo elaboró sabía cuál era su objetivo y qué quería conseguir. Tendría en su mente el instrumento alargado con el cual, introduciendo el aire de la boca por uno de sus extremos, conseguiría un sonido característico.
  • Una vez elaborado el instrumento, tuvo una utilidad ¿Para qué? Esto es difícil de responder y la Arqueología Cognitiva trata de dar respuestas a estas cuestiones.
  • Tras su utilidad se desecha, bien por que se ha roto, por que su dueño muere y se entierra con él, o por que se pierde. Y con un poco de suerte, bueno en realidad con bastante suerte) el instrumento llega a nosotros.

Recreación de la flauta
Por tanto, a partir de un proceso de elaboración de un producto, la Arqueología cognitiva tratará de dar sentido al objeto como forma de expresión de la sociedad del pasado. En el caso de esta flauta, su descubrimiento se produce en una cueva ¿Por qué ahí? Los actos rituales de las sociedades prehistóricas se suelen llevar a cabo en lugares o zonas de difícil acceso o relacionados con la naturaleza como abrigos o cuevas del mismo modo que las pinturas rupestres de Lascaux o Altamira donde las pinturas representan actos de caza, hipotéticamente lo que se anhelaba cazar, la flauta pudo ser utilizada para acompañar melódicamente a un ritual (sea del tipo que fuere). Estos puntos son cruciales para la Arqueología Cognitiva en su objetivo de abordar del pensamiento y el comportamiento de los seres humanos en el pasado. Factores claves para entender la evolución social de la especie. 

Sobre el autor

Me llamo Adrián Carretón  y soy licenciado en Historia en la especialidad de Arqueología por la Universidad de Alicante (año 2006).
Durante mi formación académica tuve la fortuna de disfrutar de una beca Erasmus en Padova (Italia) y de realizar prácticas en Arqueología. Comento estos dos hechos porque fueron dos aspectos muy importantes que han influido en mi vida post universitaria; personal, profesional y académicamente.
Una vez terminé los estudios de Historia me marché al extranjero donde, entre Irlanda y Reino Unido estuve viviendo hasta el año 2010.
He tenido la inmensa fortuna de poder dedicarme a la arqueología y disfrutar con ello. Desde 2010 resido con mi mujer y mi hija en Alicante donde he estado trabajando en museos y exposiciones.
Puedes seguirlo en su blog personal sobre Arqueología (Arqueoblog)